FERIAS

FERIAS

Feria de Productos Ecológicos

A finales de la II Guerra Mundial los países occidentales inician el proceso de recuperación socioeconómica al amparo de políticas expansionistas entre las que se incluyen muchas de las medidas que permitieron el desarrollo del estado del bienestar. Una de aquellas acciones tuvo carácter de solicitud: se pidió al sector primario que intensificase sus sistemas de producción y que aplicara criterios industriales a la agricultura y a la ganadería. La máxima era la siguiente: la mayor cantidad de alimentos al precio más barato posible. Apareció el concepto de agricultura intensiva, la aplicación de agentes químicos para favorecer el crecimiento, el uso indiscriminado de abonos y pesticidas, la selección de semillas y de razas, la modificación genética…

 

El éxito reciente de la agricultura ecológica, de la agricultura que vuelve a los orígenes de la diversidad y de la coherencia, es mucho más que una moda. Es, otra vez, la base estructural de un cambio de modelo. La prueba de que otra alimentación, más justa, más sana, más sostenible es, no sólo posible, sino recomendable y necesaria. FICMEC continúa organizando la Feria de productos ecológicos, en la confianza de que ese cambio deseado y necesario es posible.

FERIA DE ENERGÍAS RENOVABLES

Una norma es mala decía Kant, cuando no puede hacerse universal sin generar mayores males de los que viene a proteger. Xavier Rubert de Ventós utiliza esa máxima epistemológica para explicar las incoherencias del desarrollismo en un mundo en el que «unos no pueden respetar su entorno para comer hoy y a los otros no les importa respetarlo con tal de mantener su tasa de beneficios hasta pasado mañana». Frente a las teorías que sostienen que el único modo de solucionar los problemas de la desigualdad social del planeta consistiría en que toda la ciudadanía adoptara un modelo cuya generalización no haría sino provocar un colapso global se ha levantado, en los últimos años, la idea de la sostenibilidad. Un mundo sostenible no es otro que aquel que es capaz de equilibrar sus impactos y de integrarse con ello en los esquemas amplios del sistema medioambiental. Se trata, por definición, de un movimiento que parece más sencillo aplicarse en el espacio individual que en el colectivo: parece más alcanzable como reto ser un ciudadano sostenible, o una familia sostenible, o incluso una comunidad sostenible, que una megalópolis sostenible, un país sostenible o una multinacional sostenible. Por eso en FICMEC nos parece tan interesante y tan valiente que determinadas empresas, que determinados agentes económicos y que determinadas multinacionales den pasos certeros con una orientación y una vocación claras hacia la sostenibilidad. Se trata, sin duda, de un territorio nuevo, en el que sólo se puede ser pionero y en el que se deben asumir los retos de la experimentación y de la conquista. La Feria de la Sostenibilidad pretende mostrar alguna de esas tentativas. Alguno de esos movimientos que quizá conduzcan hacia cambios significativos.

ÚLTIMAS NOTICIAS
X