JORNADAS

Vulcanalia

No mar y montañas. Sino mar y volcanes. Esos y no otros son los materiales que la naturaleza ofrece al insular para la construcción de los bienes y los seres. Y sin embargo, en Canarias, pocas cosas más relegadas y más alejadas de lo cotidiano que el volcán.

 

Se trata sin duda de un «Olvido de puro sabido». La fuerza del volcán y su presencia son quizá demasiado rotundas. Tanto que preferimos olvidarlo. Si alguien ha sabido de la crueldad de esa capacidad para el olvido son los vulcanólogos canarios, esa subespecie científica casi inexistente en nuestro territorio. Verdaderos pioneros de encomiable valor que han estudiado y divulgado en un marco de dificultades en las que se juntan dejadez y altanería, requiebros políticos y temores atávicos, ignorancia y superstición.

X