El Anatsui: “Cuando uso tapones de bebidas estoy haciendo una reflexión histórica sobre África, Europa y América”

El Anatsui: “Cuando uso tapones de bebidas estoy haciendo una reflexión histórica sobre África, Europa y América”

Vota a esta película

El creador nigeriano dará mañana una conferencia sobre arte y reciclaje

El Anatsui, considerado como uno de los artistas africanos contemporáneos más importantes, dio ayer martes una conferencia sobre arte y reciclaje en el marco del Festival Internacional de Cine Medioambiental de Canarias (FICMEC). La intervención de Anatsui, nacido en Ghana en 1944 pero cuya carrera se ha desarrollado en Nigeria, tuvo lugar a partir de las 19.30 horas en el exconvento de San Francisco. “Cuando uso tapones de bebidas estoy haciendo una reflexión histórica sobre África, Europa y América”, afirma este artista, conocido por reciclar materiales para emplearlos en sus obras.

-¿Qué papel puede jugar su arte en la configuración de una identidad cultural nigeriana, e incluso de una identidad continental africana?

-Nosotros vivimos la época colonial y después la independencia. No era fácil desarrollarte, y lo mismo les pasó a todos los artistas de mi generación. Tuve que crecer en ese contexto histórico y político y después de recibir una educación occidental quise rescatar ese patrimonio que el colonialismo destruyó. Esa ha sido mi experiencia personal.

-¿Cuál ha sido la influencia de la cultura y la religión europea en el arte nigeriano?

-Yo crecí en un contexto invadido por la cultura occidental; me eduqué en una escuela de misioneros en la que había una iglesia, y el sistema educativo era totalmente occidental. Estudié en Ghana, pero en una escuela afiliada a un centro de Londres, y en mi currículum figura así. Mi tradición, la tradición en la que crecí, era occidental, presbiteriana y en lengua inglesa; pero al final de mis estudios universitarios conocí la herencia local y eso me abrió los ojos: fue entonces cuando me di cuenta de que estaba dejando atrás la cultura de mi país. Y empecé a interesarme por el patrimonio tradicional y a percibir que el arte se podía ver de manera no unívoca.

-Aparte de trabajar con arcilla y con madera, usted es conocido por emplear materiales reciclados. ¿Por qué eligió esta última forma de trabajar?

-Yo no los denomino materiales reciclados porque esa idea se refiere a un material que ha sido usado y que se aprovecha para volver a ser usado. Yo busco materiales en el medio ambiente y les doy una función para la que no estaban pensados originalmente; los convierto en objetos artísticos para ser contemplados. Así hago del medio ambiente un espacio más limpio y más saludable; pero, además, aquí entra en juego la historia: cuando yo uso tapones de bebidas alcohólicas para hacer mis obras me encuentro con que esas bebidas alcohólicas las trajeron a mi país los europeos. Pero es que hace mucho tiempo los europeos se llevaron a personas de África a América, y esas personas trabajaron en la caña de azúcar, y ese azúcar sirvió para fabricar bebidas alcohólicas que los europeos bebieron y trajeron a África. Por lo tanto, al usar esos tapones estoy haciendo una reflexión del vínculo histórico entre tres continentes.

-Desde la perspectiva medioambiental, ¿cree que hay esperanza para la humanidad?

-Hay muchísima gente en el mundo que no está concienciada sobre el medio ambiente y el calentamiento global. Es necesaria una educación masiva y sólida que llegue a todo el mundo; se trata de crear conciencia sobre la protección del medio ambiente.

-¿Y será posible esa educación masiva en países como Estados Unidos, Rusia o China, que tienen tanto peso en el poder mundial?

-Si se educa a la gente de manera universal en valores sobre el medio ambiente, es posible: si los ciudadanos que colocan ahí a sus gobernantes toman conciencia, colocarán a gobernantes que hagan algo por el medio ambiente.

-¿Cómo afectan la globalización y la comunicación digital al arte contemporáneo?

-Bueno, no afectan solo al arte, sino a todo. El arte es vida; por lo tanto, también está afectado. El problema más grave es el intercambio de informaciones falsas o erróneas, que crean en las personas ideas que no se corresponden con la realidad, y ahí los artistas tienen la responsabilidad de hacer una labor de reeducación para cambiar la mente y la conciencia, pero no me preguntes cómo porque sería una pregunta difícil de contestar.

-¿Qué opina de festivales como este de Garachico, dedicados a la concienciación medioambiental?

-Creo que festivales como este contribuyen a sensibilizar. Es bueno que haya premios, pero hay que mirar más allá de eso. Estos festivales son el primer paso para que vengan más acciones prácticas que tengan un efecto real en la protección del medio ambiente y en la conciencia de las personas.

Más información en ficmec.es



X